viernes, 23 de junio de 2017

Perdió tres hermanos por el aborto

2,8 millones de personas han visto en YouTube el vídeo en el que Lia Mills, con 12 años, desmontaba con soltura los principales argumentos a favor del aborto. Ocho años después, la joven activista, que ha estudiado Políticas y Ciencias de la Mujer y se prepara para comenzar Derecho, visitó por primera vez España para hablar en el I Congreso internacional Pedimos la Palabra, que la Fundación +Vida celebró el sábado.
Lia está convencida de que fue Dios quien le sugirió elegir el aborto como tema cuando en clase les dijeron que prepararan un discurso. Su familia era cristiana y provida, pero en su casa no se hablaba de esta cuestión. En parte porque, aunque ella no lo sabía, su madre había abortado a los 16 años. Se lo confesó año y medio después. «No recuerdo que fuera difícil –reconoce a Alfa y Omega–. Era mi madre y la  seguía queriendo. No cambió nada entre nosotras. De hecho, me apasionó más. Me llevó tiempo comprender lo que realmente significaba: por culpa del aborto había perdido tres hermanos»: el abortado, y otros dos que se perdieron de forma espontánea después como consecuencia de ello.
Que su misma familia se hubiera visto afectada ha reafirmado a Lia en la necesidad de hacer activismo con sensibilidad hacia la mujer que aborta. Para sus padres, al principio fue muy duro ver a su hija implicarse tanto en la causa provida. «Mi madre nunca lo había afrontado. Cuando yo empecé a hablar de ello, tuvo que mirar a la cara ese error que había cometido. Ahora da gracias por ello, porque pudo pasar por un proceso de sanación y perdón. Siempre había querido contar que el aborto no es tan maravilloso como se vende. Ahora, alguna vez viene conmigo a los actos y comparte su historia».
 https://www.alfayomega.es/101090/lia-mills-perdi-a-tres-hermanos-por-el-aborto

domingo, 18 de junio de 2017

Médico abortista funda clínica provida


El nuevo Doctor Nathanson: John Bruchalski, de practicar abortos a dirigir la mayor clínica provida en Virginia

Su historia recuerda a la de Bernard Nathanson, el rey del aborto, aunque Bruchalski se ha caído del caballo mucho más joven. Era un médico abortista de gran prestigio, pero descubrió el horror que suponía y acaba de abrir el centro provida más importante de Virginia.

El doctor John Bruchalski
El doctor John Bruchalski
Era un reconocido médico abortista en Virginia (Estados Unidos). No tenía escrúpulos a la hora de acabar con la vida de los recién nacidos. Sin embargo, la vida de John Bruchalski dio un giro de 360º grados durante un viaje a Guadalupe (México) cuando experimentó una conversión religiosa.
Desde entonces John Bruchalski se ha convertido en un gran defensor de la vida. A través de su centro médico, Tepeyac Family Centre, ayuda a todas aquellas mujeres embarazadas que tienen problemas para seguir adelante con sus bebés. Además, acaba de inaugurar la mayor clínica provida de Virginia.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

“Este centro es un espacio perfecto para ayudar a las personas a tomar decisiones correctas, pero también muestra a los pacientes que hay luz, alegría y esperanza”, señaló John Bruchalski durante la inauguración del centro, según recoge LifeNews.

“Pelear con uñas y dientes” para acabar con el aborto

Con el sufrimiento de haber acabado con la vida de miles de niños, Bruchalski jamás imaginó que unos años después pusiera en marcha una clínica provida. En eso recuerda al doctor Bernad Nathanson, el llamado rey del aborto, que llegó a practicar 75.000 abortos, y luego dió un giro radical y se convirtió en adalid de la defensa de la vida.
En su caso ha sido decisivo el factor religioso: “El énfasis de la medicina provida siempre ha tenido a Jesucristo como el médico divino. Eso es lo que llamamos en medicina restauración. En realidad es una renovación. Sólo Jesucristo puede hacer eso. Los médicos queremos ser instrumentos de la misericordia“.

El Dr. John Bruchalski junto a su equipo de médicos
El Dr. John Bruchalski junto a su equipo de médicos/ Camino Católico
Bruchalski ofrece todo los servicios que necesitan los padres durante el embarazo, aunque no puedan hacerse cargo de los gastos
Pero Bruchalski es consciente de que a las embarazadas que han sido violadas o abandonadas o carentes de recursos no se les puede ir con música celestial. O no sólo con música celestial… sino también con ayuda material.
Y, consecuente con ello, la clínica de Bruchalski ofrece todo los servicios que necesitan los padres durante el embarazo, aunque no puedan hacerse cargo de los gastos.
El aborto es una palabra prohibida y para combatirlo, entregan a los padres grabaciones de los latidos del corazón de sus bebés y un corazón de cerámica con sus huellas.
“Tenemos que ser la luz en una colina de todos aquellos que vienen después de nosotros. Y pelear con uñas y dientes a medida que avanzamos ”, subraya Bruchalski.

“Vi que había una forma mejor de practicar medicina”

No pensaba lo mismo cuando empezó a ejercer la medicina, tras doctorarse en la Facultad de la Universidad de Alabama. Entonces creía que el aborto era “el modo de promover la salud, la felicidad y la plenitud en la vida reproductiva de una mujer”.
Trató de convertirse en el mejor ginecólogo aprendiendo con rapidez todas las técnicas. Pero las dudas no tardaron en llegar.
Yo no veía felicidad o alegría en mi clínica. Allí donde tuve más abortos, más anticoncepción, allí había más relaciones rotas, más destrucción, más rupturas. Yo no sabía qué hacer, porque los profesores estaban diciendo ‘bien, simplemente necesitamos más educación, más anticoncepción, más abortos para responder esas preguntas’”.

Capilla instalada en la nueva clínica provida de Virginia/ LifeNews
Capilla instalada en la nueva clínica provida de Virginia/ LifeNews
Unos meses después, John Bruchalski, que era católico, viajó a Guadalupe, en la ciudad de México, donde experimentó una conversión. Dos años más tarde, hizo una peregrinación a Bosnia y Herzegovina junto a su madre. Allí se encontró de nuevo con Cristo.
Ahora trae al mundo más de 700 bebés al año desde la clínica de Virginia
Tras esta vivencia, Bruchalski le confesó a su profesor que ya no podía practicar abortos. “Cuando llegué a casa, toda mi vida pasó frente a mí. Comprendí que había una forma mejor de practicar medicina, que nada tenía que ver con lo que estaba diciendo Planned Parenthood”.

El doctor John Bruchalski junto a una imagen de la Virgen María
El doctor John Bruchalski junto a una imagen de la Virgen María/ Camino Católico
Desde entonces ya han pasado más de 23 años y este ginecólogo se ha dedicado a seguir esta visión de la medicina. Comenzó fundando junto a su esposa y tres enfermeras Tepeyac Family Center en el sótano de su casa, haciendo en primer lugar de consultorio y después de clínica.Con su lucha y tesón, ahora trae al mundo a más de 700 bebés al año desde la mayor clínica provida de Virginia y Tepeyac Family Center se ha convertido en un refugio seguro para mujeres embarazadas. 
 http://www.actuall.com/vida/el-nuevo-doctor-nathanson-john-bruchalski-de-practicar-abortos-a-dirigir-la-mayor-clinica-provida-en-virginia/

jueves, 8 de junio de 2017

Síndrome post aborto

Trastornos piscológicos en mujeres que han abortado



135








135









135

Por: Sandra Gutierrez
Depresión, hostilidad y conducta autodestructiva son algunas de las consecuencias psíquicas que sufren las mujeres que han abortado, que en España suman ya más de 800.000. El "Síndrome Post-aborto" (SPA) ha sido estudiado en países como EEUU, Canadá, Finlandia, Francia, Suiza e Inglaterra. Un equipo de profesionales de salud mental ha iniciado la primera investigación sobre el SPA en España.
Según un estudio de la Real Academia de Obstetricia de Inglaterra, el 59 por ciento de las mujeres que abortan tiene altas probabilidades de sufrir problemas psiquiátricos graves y permanentes. Los trastornos psíquicos derivados del aborto se conocen como Síndrome post-aborto (SPA), un tipo de trastorno de estrés post-traumático (PTSD). Algunos de los síntomas más frecuentes son ansiedad, conducta agresiva, pesadillas, pensamientos o actos suicidas, bulimia, anorexia, abuso de alcohol y drogas y ruptura de relaciones de pareja.

Daños a largo plazo
El Síndrome post-aborto puede tardar años en manifestarse debido a la represión a la que recurren muchas mujeres como mecanismo de defensa. Según Juan Cardona, psiquiatra y académico de la Real Academia de Medicina de Valencia y miembro del equipo investigador español, «después del trauma que supone el aborto se deteriora la afectividad, la capacidad de querer, la voluntad, y todo lo demás viene en cascada: la ruptura con parejas sucesivas, la depresión y otras consecuencias negativas».
En cuanto a la relación de pareja, la doctora Emily Milling halló que el 70 por ciento de las 400 parejas de su estudio se rompieron en el año siguiente al aborto. Por otro lado, el doctor Phillip Ney, psiquiatra infantil de la Universidad de British Columbia, descubrió que el aborto aumenta el maltrato a los otros hijos. De hecho, en Estados Unidos el maltrato infantil ha aumentado un 1000 por cien desde que se legalizó el aborto.
También el suicidio aumenta notablemente entre las mujeres que han abortado. Los investigadores finlandeses Speckhard y Vaughan constataron que la tasa de suicidio en el año posterior al aborto era tres veces más alta que la media femenina, y siete veces más alta que la de las mujeres que habían dado a luz. El estudio más completo sobre el SPA data de 1997, y fue financiado por el Gobierno de Finlandia. Sobre una muestra de 9.129 mujeres, el estudio reveló que las que abortaron tuvieron 4 veces más probabilidades de morir al año siguiente que las que habían dado a luz.
Organismos internacionales que promueven el aborto han reconocido la existencia de secuelas psicopatológicas. La Federación Internacional de Planificación Familiar (Planned Parenthood) los ha confirmado en su Plan Trienal del período 1990-1993: «Una serie de estudios y encuestas de los opositores al aborto han mostrado que la incidencia del trauma post-aborto puede llegar a afectar al 91 por ciento de los casos. Algunos informes recientes del Instituto Alan Guttmacher que no han sido publicados indican que el alcance del problema puede haber sido correctamente calculado en dichos estudios».
Hasta ahora, el único estudio que existe en España sobre este Síndrome fue elaborado en 1993 por la Asociación Española de Neuropsiquiatría, titulado «Mujer y salud mental». En él se señalaban como rasgos de las mujeres que abortan más de una vez la inmadurez, la inestabilidad emocional, la sexualidad dependiente, los problemas de pareja y las tendencias de personalidad patológica como esquizofrenia y psicopatía. Según datos oficiales, el 25 por ciento de las mujeres que abortan ya habían abortado antes.
Primer estudio en España
Ante la ausencia de estudios especializados sobre este problema que afecta a casi un millón de mujeres en nuestro país, un equipo de psicólogos y psiquiatras ha elaborado una página web para dar a conocer los estudios internacionales sobre las secuelas del aborto. En ella se presenta un cuestionario para profesionales de salud interesados en colaborar para recoger datos de la población española con el fin de realizar un estudio sobre el SPA en España. Asimismo, desde su página web, www.nomassilencio.com, se ofrece ayuda psicológica a las mujeres que sufren el Síndrome.
Frente a la idea de que el aborto evita problemas psíquicos derivados de un embarazo no deseado, Pilar Gutiérrez, psicóloga e investigadora del SPA, aclara que «las estadísticas muestran todo lo contrario». Según la OMS, «las mujeres con algún trastorno emocional corren mayor riesgo de desajustes mentales después del aborto»..

Sandra Gutierrez
 https://www.aciprensa.com/recursos/trastornos-piscologicos-en-mujeres-que-han-abortado-22/