martes, 20 de septiembre de 2016

Ejemplo de superación

La paralímpica que se negó a abortar y terminó en silla de ruedas
La brasileña Mónica Santos necesitaba una operación cuando estaba embarazada pero no quiso quitarle la vida a su hija para poder ser intervenida
Los Juegos Paralímpicos de Río serán especiales para Mónica Santos. Y no solo porque se hayan disputado en su país, sino porque han sido los primeros que disputa. En honor a su hija, como lo que lleva haciendo toda su vida.
La esgrimista brasileña dijo no al aborto y eso le valió para quedar parapléjica. Cuando tenía 18 años, Santos se quedó embarazada, pero a la vez que le comunicaron la buena noticia le daban una mala: tenía un agioma medular que le obligaba a someterse a una operación. Para ello tendría primero que abortar, dados los riesgos que suponía la intervención, pero se negó. No quería quitarle la vida a su hija.
Decidió posponer la operación hasta después de que naciera su niña, Paola, y solo entonces programó su operación. Pero fue demasiado tarde. Santos se quedó parapléjica, aunque podría haber sido peor y haber quedado tetrapléjica. «Creo que Dios me compensó por no haber matado la semillita que tenía en mí», asegura.
Antes de quedarse embarazada ya practicaba algunos deportes y después de su problema volvió a hacerlo. Empezó con el baloncesto y años después conoció la esgrima. Ahora, 13 años después de quedarse en silla de ruedas, la bicampeona de América ha disputado sus primeros Juegos Paralímpicos, aunque se marchó de Río sin ganar un solo duelo y sin medalla. Su mejor medalla es su hija Paola.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Superviviente de un aborto salino

Tras siete meses en el vientre de su madre ella le abortó, pero logró salvarse

Almudena Martínez-Bordiú
28 noviembre, 2015
Una inyección de solución salina para quemarla fue la ´técnica utilizada´. Pero no lograron matarla y está aquí, con nosotros, luchando por los derechos humanos de las personas no nacidas. La historia de Melissa Ohden es conocida por miles de personas en el mundo, pero siempre se alegra de poder estar aquí entre nosotros para recordarnos cada vez que puede su historia, porque “un solo ser humano asesinado mediante el aborto provoca estragos en generaciones enteras”, denuncia. Ninguno de los profesionales de la salud que en 1977 inyectaron la solución salina  en el vientre de su madre biológica (para matarla quemando su pequeño cuerpo) habrían supuesto lo que iba a ocurrir. La abortaron, pero Melissa logró sobrevivir. Son miles los bebés que logran escapar del primer intento de matanza. Pero la mayoría son asesinados después de nacer… para traficar con sus órganos como en semanas recientes Portaluz. Hoy esta mujer, Licenciada en Trabajo social, colabora en campos como la violencia de género, sexual y de la salud mental. Pero sobre todo, entrega su tiempo a la causa pro vida y está muy comprometida en la atención a la mujer embarazada.


“Una decisión tomada en un momento puede tener una gran repercusión en mucha gente, en su vida y, también en su muerte”, reflexiona esta activista por los derechos humanos del no nacido. La verdad que le llevó a ser testigo Tenía  catorce años cuando supo que era una sobreviviente. Sus padres no tenían intención de que lo supiera pero la verdad salió a la luz a raíz del embarazo inesperado de su hermana mayor. “Le estaré siempre agradecida porque, a pesar de su juventud y del trauma que imagino supondría en su vida de adolescente, tuvo el valor de contárselo a  nuestros padres venciendo sus miedos y preocupaciones y, fue entonces, cuando decidieron explicarme la verdad sobre mi vida y supervivencia”, dice Melissa. Esa misma noche, su madre pronunció las palabras que han cambiado para siempre la vida y el mundo de esta mujer: «Tu madre biológica tuvo un aborto durante su embarazo y tú sobreviviste a él». Entonces no podía tener noción del por qué. Pero la fe y su natural resiliencia obraron en ella lo sano hasta permitirle agradecer a Dios el tener, dice, una particular misión…

 “Cuando ocurre algo tan grande como es la supervivencia a un aborto, no existen ya zonas grises o borrosas que dificulten la percepción sobre aquello en lo que se debe centrar la atención”. En el asesinato de un no nacido perpetrado mediante inyección de una solución salina, el  bebé es explícitamente quemado. El líquido amniótico que protege al bebé se extrae, inyectándose en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos y convulsiones. Esta solución salina produce dolorosas quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza “el parto” y da a luz un bebé muerto o casi muerto… como fue el caso de Melissa Al final solo  queda el amor Para esta sobreviviente en esas horas se hace explícita la intervención de Dios porque tras las 12 horas regulares de haber sido inyectada a su madre la solución salina, no se producía el aborto, tal como puede leerse en el Registro de Nacimiento (imagen a la derecha) y narra ahora ella misma:  “El proceso en mi madre duró más de lo previsto, cinco días enteros en los que estuve nadando dentro de la solución letal. Fui abortada al quinto día del procedimiento y el personal sanitario  creyó que la intervención había sido un éxito. Sus palabras -según comunicara posteriormente a mis padres adoptivos el asistente social que se encargó de mi adopción- fueron: “la dejamos a un lado, porque no pensamos que sobreviviera”. Entonces, fui abandonada para ser eliminada más tarde”. Abandonada en una sala contigua como deshecho, fue una enfermera quien escuchó “los débiles gemidos” que emitía Melissa. Esa mujer la llevó de inmediato a reanimación y gestionó la intervención médica de urgencia que le mantuvo con vida. Tuvo secuelas por su escaso peso, daños al sistema respiratorio, hepáticos y otros. Pero con el paso de los meses y años, fue superando los obstáculos y encontrando sentido trascendente a su historia…

 “No guardo ningún rencor hacia mis padres biológicos por haber intentado abortarme, ni  siento resentimiento… y a pesar de que a veces ha sido difícil de llevar, he encontrado un sentido y un gran gozo en el sufrimiento que he padecido. Esto es lo que ha querido Dios para mí y debo integrarlo en mi vida. Soy la que soy y no puedo renunciar a lo que mi vida representa… Soy una persona religiosa, cierto. Cuando me doy cuenta de que no hay razón médica alguna por la que sobreviví y que estoy perfectamente sana, cuando veo todas las cosas que Dios ha obrado en mi vida, le estoy profundamente agradecida y le sigo dando gracias a diario por todo lo que continuamente me va regalando. Ciertamente, desde una perspectiva religiosa, entendemos que es Dios quien nos da la vida y nosotros no somos quiénes para decidir si esta vida merece o no ser vivida; aun así, terminar con la vida de un ser humano debería ser una preocupación de cualquier persona en este mundo, religiosa o no”. Portaluz
 http://infovaticana.com/2015/11/28/tras-siete-meses-en-el-vientre-de-su-madre-ella-le-aborto-pero-logro-salvarse/

domingo, 14 de agosto de 2016

Violada a los doce años, habla contra el aborto

El embarazo de un niña de 11 años que dice haber sido violada por su padrastro en Chile ha reabierto el debate sobre el aborto en el país sudamericano. La menor, que lleva 20 semanas de gestación, no puede abortar puesto que la ley chilena no lo permite. El caso está siendo utilizado por los grupos abortistas para pedir la aprobación de una ley que garantice el aborto.
El mismo caso -el de la violación cuando era menor- es el que sufrió hace dos décadas Lianna Rebolledo, que tenía sólo 12 años cuando dos hombres la secuestraron mientras se dirigía a un centro comercial. Hasta en tres ocasiones pensó en el suicidio cuando se enteró que nueve meses después daría a luz a una niña fruto de esa violación. 

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Ahora, con 36 y su hija con 24 años, viaja por Latinoamérica para ofrecer un mensaje de esperanza y compartir su historia a todas las chicas que como ella se han quedado embarazadas tras sufrir una violación.
Además, creó una asociación Loving Life que busca promover el respeto de los valores y los derechos humanos de las personas con programas que apoyan la prevención del abuso y la violencia en la sociedad, entre ellas, el aborto.
En una entrevista concedida a C-Fam, Lianna aporta su opinión sobre la presión que sufren los delegados de la ONU para establecer el aborto como un derecho amparándose bajo una ley humanitaria en los casos de violación.
“Los médicos me dijeron que abortara a mi bebé. Yo les pregunté si de esta manera podría quitarme el dolor de soportar una violación. Me contestaron que no, así que no vi ningún motivo para castigar al bebé por lo que hicieron esos hombres”, explica Lianna.
¿Qué pasó con los hombres que la atacaron, fueron condenados?
No, no pasó nada con ellos. La situación fue extremadamente violenta. En mi cara quedaron cicatrices que ahora no son tan visibles, pero desde entonces no puedo ver bien con el ojo derecho.
Ahora hay un movimiento en la ONU para que el aborto sea un derecho bajo la virtud de derecho humanitario como una manera de ayudar a las mujeres supervivientes de una violación. ¿Qué le dirías a los delegados de la ONU acerca de este tema?
El aborto sería como una doble violación y en mi caso, ese dolor no era necesario. No podía curarme castigando a mi bebé. Debemos temer a los violadores, no a nuestro propio hijo. ¿Por qué debemos imponerle la pena de muerte cuando estamos tratando de dejarlo sin efecto para los criminales?
¿Qué edades tienen las supervivientes con las que habla en América Latina y dónde se reúne con ellas?
Tienen entre nueve y dieciocho años y me reúno con ellas en refugios. Ellas se han alejado de sus familias. Algunas están embarazadas y otras ya han tenido a sus bebés.
He estado en México, Chile, Ecuador, Perú, Paraguay, Argentina y los EEUU. También he hablado con miembros de los congresos y de las asambleas nacionales.
Pero hay mucha presión para cambiar las leyes en América Latina, para liberalizar el aborto de los bebés concebidos en casos de violación.
¿Qué se les puede decir a las mujeres y las niñas que han sufrido lo que usted?
Yo quiero llevarles esperanza. Las cosas que has pasado no te definen. Las víctimas todavía tenemos valor y dignidad y la vida no termina por tener un bebé.
Yo les pregunto a los políticos: ¿Cuál es el precio de una vida? Y yo misma les contesto: Cuando se acaba con una vida, se cambia el mundo. Pero cuando se mantiene una sola vida cambia todo el mundo.
Les recuerdo que ellos están aquí, vivos, porque sus madre dijeron sí a la vida. No tienen ningún derecho a decidir quién tiene el derecho a vivir o quién debe morir.
Lianna Rebolledo y su hija. / Youtube
Lianna Rebolledo y su hija. / Youtube
Yo crecí en un hogar violento en la ciudad de México. Después del incidente me traslade a Los Ángeles. Sólo tenía 13 años, pero tenía que criar a mi niña.
A los 16 años me había independizado y me marché a un apartamento. Fue difícil, pero no me importó. Me gradué de la Universidad de California en Los Ángeles en periodismo y ahora tengo un buen trabajo. Mi hija también se ha graduado en la universidad. Yo les cuento a las chicas que ellas también pueden conseguir lo mismo que yo.
¿Qué le ha contado a su hija sobre la violación?
Mi hija me salvó gracias a su amor. Al criarla estaba salvando dos vidas: la suya y la mía. Ella me mantuvo en pie. Ahora veo que mi experiencia estaba destinada a llevar un mensaje de esperanza a otras chicas que han sufrido de la misma manera que yo.
 http://www.actuall.com/vida/una-mujer-violada-a-los-12-anos-decidio-no-abortar-debemos-temer-a-los-violadores-no-a-nuestro-propio-hijo/

miércoles, 3 de agosto de 2016

Hijo de una violación, adoptado y provida

El testimonio de Ryan va irremediablemente unido a su madre, una joven afroamericana que provenía de una familia rota, cuyo padre alcohólico maltrataba a su madre mientras ella recibía todo tipo de desprecios. Y fue durante su juventud cuando la madre de Ryan fue violada por un extraño cuando salía de noche de su turno de trabajo.
Fruto de ese abuso quedó embarazada y tuvo que enfrentarse al dolor de si continuar con el embarazo o abortar para “olvidar” todo ese sufrimiento. “Mi madre demostró que era más fuerte que su situación y no eligió el aborto como opción”, afirma este conferenciante de éxito.
“Yo soy ese 1% de probabilidades que se utiliza para justificar el 100% de los abortos, la violencia provocó mi nacimiento, pero no determinó mi futuro”
Bomberger sostiene que el crimen lo cometen los violadores y no la vida que surge después: “son ellos los que merecen ser castigados y no el niño indefenso a quién no le han dado la oportunidad de ser un gran hombre. Yo soy ese 1% de probabilidades que se utiliza para justificar el 100% de los abortos, la violencia provocó mi nacimiento, pero no determinó mi futuro”.
Familia adoptiva de Ryan Bombergers
Familia adoptiva de Ryan Bombergers/The radianceFoundation.org
En 1971 nació Ryan y su madre biológica decidió darlo en adopción por los pocos recursos económicos que poseía. Su familia adoptiva consta de 13 hijos, 10 de los cuales son adoptados y nacionalidades diversas. “Puede que sea fruto de una violación, pero sin duda la adopción ha dado un sentido a mi vida. Mis padres no veían 10 niños sin hogar, sino que veían 10 hijos con un increíble potencial para cambiar el mundo”.
“Todos tenemos un valor incalculable simplemente por existir, nuestro tiempo es oro y hay que aprovecharlo para cambiar el mundo”
“Mis padres me han hecho entender qué es el amor, el amor en la familia y el amor por mi mismo, para que lograra todo los propósitos que tuviera por delante”, relata este joven. Para Ryan radica ahí el poder de la adopción pues “mis 9 hermanos y yo -añade Ryan- nacimos en un entorno sin futuro, nadie hubiera dado nada por nosotros; sin embargo hemos crecido en una familia muy diversa pero nos han transmitido un único mensaje: ‘todos tenemos un valor incalculable e insustituible simplemente por existir, nuestro tiempo es oro y hay que aprovecharlo para cambiar el mundo'”.
La adopción desencadenó un propósito en la vida de Ryan. “Mi familia ha sido mi salvación, he sido boy scout, un estudiante brillante, músico, cantante, escritor, DJ, dirigente del colectivo provida universitario, activista, diseñador, creativo y ahora conferenciante… y todo porque mi familia pensó que podía lograrlo, la frase ‘es un niño no deseado’ es la gran mentira de nuestra sociedad”.
Ryan Bomberger con sus 4 hijos, dos de ellos adoptados
Ryan Bomberger con sus 4 hijos, dos de ellos adoptados/TheradianceFoundation
En lo personal ha formado junto a su mujer Bethany su propia familia, con 4 hijos, dos de los cuales son adoptados. A través de la fundación Resplandece ayuda a mujeres embarazadas a que continúen con el embarazo. Además tienen un programa de adopciones para dar la oportunidad a que todos esos niños encuentren su propósito en la vida.
“Solo con nuestro ejemplo podremos construir futuras generaciones que defiendan que toda vida es valiosa”
“Todas las personas que hayamos nacido en circunstancias adversas, ya sea fruto de una violación, como es mi caso, o por un aborto fallido… tenemos la oportunidad de honrar a nuestras madres biológicas, tenemos la oportunidad de perdonarlas, de amar de nuevo y ser amados, solo con nuestro ejemplo podremos construir futuras generaciones que defiendan que toda vida es valiosa”, defiende.
“El cinco de mayo mi familia y yo no celebramos mi cumpleaños, celebramos que tengo una vida y a través de la Fundación queremos que todos los niños celebren también su vida”, ha sentenciado. Aún así, Bomberger sabe que tienen mucha oposición, “los que proclamamos la verdad seremos siempre odiados, eso es así porque somos poderosos”.
“Los provida tenemos un discurso más poderoso que los abortistas, tenemos la biología de nuestro lado, los datos estadísticos y la historia de la humanidad de nuestro lado”
Pero este provida sabe porqué lucha, “en verdad los provida tenemos un discurso más poderoso que los abortistas, tenemos la biología de nuestro lado, los datos estadísticos y la historia de la humanidad de nuestro lado, ellos solo tienen sus propias mentiras para convencer a los incrédulos”.
Su lucha también le ha llevado en participar en la marcha por la vida de diferentes países varios años consecutivos, y este año acudirá a la marcha por la vida del Reino Unido con un mensaje sobre el poder de la adopción. Bomberger quiere desafiar con su testimonio el mito del “niño no deseado” y transmitirá la idea de que “cada vida es valiosa”.

Reino Unido celebra la vida

La marcha nacional por la vida en el Reino Unido se celebra este 14 de mayo en el centro de Birmingham. El lema de la marcha es “la vida desde la concepción, no es una excepción” y con un ambiente festivo se transcurrirá por las principales calles de la ciudad donde se concienciará sobre el drama del aborto.
Los organizadores del evento, la asociación para la protección del no nacido y del menor en Reino Unido, en sus siglas en inglés SPUC, ha convocado esta marcha para “ayudar a poner fin a la mayor violación de los derechos humanos de la historia”. Desde la organización han asegurado que pretenden que sea “un evento agradable, positivo y divertido, donde todo el mundo es bienvenido sin importar la edad”.
La marcha finalizará en el centro de la ciudad donde habrá un escenario en el que representantes de varios grupos provida del Reino Unido darán su testimonio y compartirán su trabajo para luchar contra el aborto.
 http://www.actuall.com/vida/el-provida-ryan-bomberger-soy-fruto-de-una-violacion-pero-la-adopcion-ha-dado-un-sentido-a-mi-vida/

miércoles, 20 de julio de 2016

Argumentos científicos contra el aborto

El hijo por nacer es un ser humano desde la concepción, según la ciencia

Argumentos científicos en contra del aborto

Mar 19·7·2016 · 20:43 4
Los partidarios del aborto suelen decir que las tesis provida están inspiradas, exclusivamente, en dogmas religiosos. Incluso consideran que prohibir el aborto sería una imposición religiosa.
¿Un puñado de células? El aborto mata a un ser humano con hasta 43.000 millones
El aborto, medio de control social con fines racistas
La realidad es muy distinta. Los argumentos científicos en contra del aborto son abundantes, pues demuestran que la víctima del aborto es un ser humano, y como todo ser humano merece protección. Por el contrario, los abortistas tienen que recurrir a falacias y a la demagogia ante la falta de argumentos científicos a favor del aborto. Veamos algunos ejemplos.
¿El hijo por nacer es parte del cuerpo de la madre?
El argumento más común de los abortistas sostiene que el hijo por nacer es parte del cuerpo de la madre, y que ella debe decidir hacer con su cuerpo lo que le dé la gana. Veamos lo que dice la ciencia:
“En el caso concreto del aborto, y de acuerdo con los datos actuales de la ciencia, la realidad es que desde la concepción existe una vida humana y que el embrión –hasta la octava semana– y el feto –a partir de la novena semana– es un ser humano singular, distinto e independiente de la madre, que necesita del claustro materno para su desarrollo. Señalar, como se propende a proclamar, que el aborto es un ejercicio de libertad porque la mujer es dueña de su propio cuerpo, es una falsedad, porque el aborto afecta a una vida distinta a la de la mujer embazada, que es además la de su propio hijo. (Nicolás Jouve de la Barreda. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid y Catedrático de Genética en la Universidad de Alcalá. Ha sido presidente de la Sociedad Española de Genética y colaborador de la Cátedra de Bioética UNESCO. Fuente: CiViCa)
¿Las mujeres conciben seres no humanos?
Uno de los argumentos típicos de los abortistas es que los hijos por nacer que son abortados no son seres humanos. La ciencia no dice lo mismo:
A partir de la concepción –lo que marca el antes y el después‐ el cigoto humano, dotado de la autonomía biológica que le confiere su material genético, evoluciona y se desarrolla en dependencia del medio que le da sustento y soporte, el cuerpo de su madre. La comunicación con la madre gestante se produce desde el primer día, mediante señales hormonales a las que el organismo que lo gesta responde aportando las condiciones para el desarrollo del feto. Son innumerables los detalles que se conocen sobre este desarrollo, y son altamente sugerentes para la fundamentación biológica del valor que esta etapa de la vida humana merece. (César Nombela Cano, Rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y Catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Fue presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España. Fuente: AGEA)
¿Un embrión sólo es un puñado de células, y no un ser humano?
Otro argumento típico de los abortistas para cosificar la vida humana en sus inicios es sostener que se trata, sin más, de un puñado de células. ¿Y qué dice la ciencia al respecto?:
“Así que incluso en un embrión de una semana, con esas nuevas técnicas, podemos decir ya, “él es un hombre” o “ella es una mujer”, y por tanto sabemos que el embrión ya es, de hecho, una persona humana. Y, si no estoy confundido con el Inglés; cuando se refiere al embrión yo no diría “eso”, porque sabemos que ahí hay un ser humano. Como un marinero sobre su barco, yo preferiría decir: ella está ahí. Recuerden que el pequeño embrión humano posee ya las propiedades que nos permiten reconocer que ella es una mujer, por ejemplo. Rebasa a mi imaginación como genetista que los legisladores, sabiendo que este embrión de una semana es una niña, ¡no se dieran cuenta, al mismo tiempo que es una persona humana!” (Jérôme Lejeune. Médico genetista francés, descubridor de la anomalía cromosómica que provoca el síndrome de Down, y considerado el padre de la genética moderna. Fue Profesor de Genética Fundamental en la Facultad de Medicina de la Universidad de París, miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias, miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia, miembro de la Academia Nacional de Medicina de Francia, miembro de la Real Sociedad de Medicina de Londres y Doctor Honoris Causa por numerosas universidades. Fuente: Testimony before the Louisiana Legislature, publicado por la Fondation Lejeune).
¿Es aceptable matar al hijo no nacido por estar enfermo o ser discapacitado?
Otro de los frentes abiertos por los abortistas es el del aborto eugenésico. Sostienen que es un acto de crueldad traer a seres humanos enfermos o discapacitados al mundo, y que lo más piadoso que se puede hacer con esos hijos por nacer es abortarlos. ¿Y qué dice la ciencia?
“La lista de anomalías detectables por DGP [Diagnóstico Genético Preimplantatorio] o DP [Diagnóstico Prenatal] va en aumento, al tiempo que se ofrece el aborto eugenésico como una opción en cuanto se detecta una posible anomalía. La situación actual en relación con el aborto eugenésico es realmente alarmante. La terminación del embarazo, practicada sobre fetos vivos por motivos de «riesgo fetal», supone un 3% del total de abortos en España y es el tipo de aborto que más directamente afecta a los ginecólogos del sistema público de sanidad. En cualquier caso, acabar con la vida del feto enfermo o discapacitado, diagnosticado antes de nacer, es de una extremada crueldad y atenta contra el código deontológico de la profesión médica al acabar deliberadamente con la vida de un ser humano indefenso y lesionar la salud sexual y reproductiva de la mujer.” (Nicolás Jouve. Fuente: Nueva Eugenesia y Diagnóstico Prenatal, CiViCa).
¿Legalizar el aborto reduce el aborto clandestino y el riesgo para las madres?
Otro argumento habitual del movimiento abortista es que legalizar el aborto hace que se reduzca la práctica de abortos clandestinos, que suponen un grave riesgo para la salud de las madres que abortan. El informe científico más exhaustivo hecho hasta ahora dice lo contrario:
“Los protagonistas originales de reformas para las leyes de abortos, han rebatido que una gran proporción de los casos de abortos clandestinos hasta ahora tratados en hospitales, y casi todas las muertes resultantes, fueron debidas a interferencia criminal. Ellos postularon que la legislación del aborto eliminaría esto y esgrimieron argumentos y evidencias en contra. Nuestras cifras nos indican… que a pesar de un marcado aumento en el número de abortos terapéuticos (legales) desde 1968 a 1969, desafortunadamente, no hubo un cambio significativo en el número de casos de abortos clandestinos que requerían ingreso en un hospital. El hecho de que la legalización del aborto no haya, hasta el momento, reducido materialmente el número de abortos, ni de muertes producidas por abortos de todas clases, no es sorprendente. Esto confirma la experiencia de la mayoría de las naciones y fue pronosticado por el Colegio en su declaración de 1966.” (Informe del Real Colegio de Obstetricia y Ginecología del Reino Unido, publicado por el British Medical Journal en mayo de 1970. Fuente: Hay Alternativas).
¿El aborto es la mejor solución en caso de embarazo por violación?
Los abortistas han hecho de los casos de embarazo por violación uno de sus argumentos más potentes para defender la legalización del aborto. Sostienen que tener al hijo de un violador hace que la madre prolongue el trauma de la violación toda su vida. El mayor estudio científico hecho hasta la fecha se titula “The Sorrow of Sexual Assault and the Joy of Healing” (2011), elaborado por el doctor David C. Reardon, Julie Makimaa (concebida por violación) y Amy Sobie (ver referencia en VidaHumana.org). El estudio analizó 192 casos de mujeres embarazadas como consecuencia de una violación y 55 casos de personas concebidos por violación. De las 192 mujeres violadas, 28 lo habían sido por incesto. El 69% de las mujeres entrevistadas decidió dar a luz, el 29% abortó y el 1,5% sufrió un aborto espontáneo. Los resultados sorprenderán a más de uno:
  • De las 133 mujeres que optaron por dar a luz, ninguna dijo estar arrepentida de ello. Ni una sola dijo que preferiría haber abortado. El 80% de ellas expresó felicidad por haber tenido a su hijo. “Los sentimientos de la mujer hacia el niño mejoran durante el embarazo”, concluye el estudio, y “reconocen que el niño es una víctima inocente igual que ellas”.
  • De las 56 mujeres que abortaron, sólo una dijo no tener ningún remordimiento. Seis de ellas no quisieron hablar del aborto. Una víctima de incesto dijo no estar segura de lo que hizo. Cuatro afirmaron tener numerosos remordimientos por haber abortado, y 44 de esas mujeres se arrepintieron de haber abortado. El 93% de las mujeres que abortaron reconocieron que el aborto no solucionó sus problemas y que no se lo recomendarían a otras mujeres en su situación.
  • De las 55 personas concebidas por violación, ninguna dijo que preferiría haber sido abortada. Muchos de ellos expresaron indignación e incluso rabia hacia la idea de que fuesen “productos de maldad” o de que hijos concebidos por violación deban ser abortados.
  •  http://www.outono.net/elentir/2016/07/19/argumentos-cientificos-en-contra-del-aborto/

miércoles, 6 de julio de 2016

Embarazo por violación

El 27 de junio, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, por 5 votos contra 3, falló contra una ley del estado de Texas que protegía la salud de las mujeres exigiendo a los abortorios las mismas condiciones de atención médica que otros centros donde se practican intervenciones quirúrgicas. Cinco de los jueces han considerado que esa ley (y otras similares en sendos estados con mayoría provida en las cámaras) restringe el derecho al aborto.

La sentencia, celebrada de manera inmediata tanto por Barack Obama como por Hillary Clinton y otros personajes públicos partidarios del aborto, ha indignado a los grupos provida. En efecto, son numerosos los casos en los que los abortorios se ven desbordados ante determinadas complicaciones durante el aborto (principalmente hemorragias), careciendo de medios para intervenciones de urgencia para curar a la madre.

Uno de los efectos de esa decisión del Tribunal Supremo ha sido sacar a la luz, justo por esa indignación, el testimonio provida de Libbie Peters, una joven católica que fue violada y quedó embarazada. Había ocultado su historia hasta ahora, en que la ha dado a conocer en su blog Lib, Laugh, Love , bajo el título La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos: la perspectiva de una víctima, para ayudar a otras chicas que puedan verse en situaciones similares.

Lo reproducimos en traducción de Salvar el 1:

Como consecuencia de la decisión histórica del Tribunal Supremo en favor de "los derechos de la mujer" he decidido "hablar", por así decirlo, para que a lo mejor los que están convencidos de que esta decisión es una gran victoria para nuestro país y para las mujeres por fin vean el aborto como yo lo veo: desde los ojos de una víctima de violación y madre un "producto" de la violación.

La agresión
Aparte de mí misma, mi atacante, y dos amigas muy cercanas, nadie sabe este secreto, que he estado escondiendo durante más de un año. Ni mis padres ni mis hermanos, y probablemente nunca se lo contaré a mi hermoso y perfecto “producto”, una niña de nueve meses. Decidí permanecer en silencio por miedo a que este hombre tratara de hacerme daño otra vez en venganza por querer buscar justicia.  Aunque yo no lo llamaría un "hombre": fue un cobarde.

No voy a suavizar esto. Voy a ser 100% veraz y real, no porque quiera tu compasión, sino porque quiero que estés informada.

Fue una noche normal. Había salido con amigas: dos cervezas con las chicas y un trago al que nos invitaron unos tipos al azar en el bar. Luego ya no fue tan normal.

No siendo ahora tan Kardashian de talla (¡oye, tengo curvas!), y siendo mitad alemana, esa pequeña cantidad de alcohol en el transcurso de las cuatro horas y media que estuvimos en el bar no debería haberme afectado de la manera que lo hizo.

El resto es un borrón.

Cuando por fin "volví", estaba en la parte trasera de un automóvil completamente desnuda, y allí estaba un tipo que había conocido en el bar, el hombre al que todavía hoy temo.

Conduje a casa (no sé cómo) e inmediatamente me metí en la ducha y me di cuenta de que tenía moratones por todo el cuerpo. Había sido inmovilizada y empujada a fin de que este "hombre" pudiera conseguir lo que quería, contra mi voluntad.

El embarazo y las dos únicas opciones
Dos meses más tarde descubrí lo que temía: estaba embarazada de mi atacante. A partir de ese momento creé una cadena de mentiras para tener una respuesta si alguien me preguntaba quién era el padre: una respuesta inventada, pero una respuesta al fin y al cabo, de modo que nadie hiciese preguntas que revelasen la verdad.  Pero la verdad me ha estado carcomiendo desde esa noche.

Me vi obligada a tomar una decisión: darlo en adopción o quedarme con el bebé.

¿Notas que el aborto no está en esa lista? Esto se debe a que nunca fue, y nunca debe ser una opción.  Este precioso bebé fue el resultado de una circunstancia horrible y aterradora, pero este bebé no era el culpable de eso.  Yo sabía que, independientemente de mi decisión, mi vida iba a cambiar.



Así que antes de que me sermonees diciendo "Bueno, ¿qué pasaría si...?" o "Es el derecho a decidir de la mujer", no lo hagas.  Porque aquí estoy, soy la respuesta perfecta al ejemplo que he oído una y otra vez: "Bueno, ¿y si la mujer fue violada? ¡Debe poder decidir!"

Y tienes razón, debe poder decidir, pero no sobre si el bebé debe vivir o no, sino si quiere o no quiere esta tremenda bendición en su vida, o si le gustaría bendecir a otra familia con tan precioso regalo.

Lo que ha hecho el Tribunal Supremo
Y esto me trae al presente, esta decisión histórica del Tribunal Supremo abrogando la ley HB2 que cerraría el 75% de los abortorios aquí, en Texas.

Obviamente, yo esperaba y rezaba por la ratificación de esta ley, para que el cierre de estas clínicas permitiera a las mujeres buscar opciones distintas al aborto. Pero ya sabemos cómo terminó todo.

Así que aquí estoy, en voz alta y orgullosa (qué oportuno después del "fin de semana del orgullo [gay]"): quiero que la gente sepa que esta víctima superviviente dejará de estar en silencio. Estoy aquí diciéndole a los que nunca han pasado por algo como esto que el aborto no es un "derecho de la mujer": la vida es un derecho de cada ser humano (incluyendo a los humanos no nacidos), ya sea hombre, mujer, heterosexual, homosexual, negro, blanco, etc. Ellos merecen su oportunidad de decidir.

Estaría mintiendo si no admitiera que oraba todas las noches para que mi hija se pareciera a mí y no tuviera ningún parecido con aquel "hombre". Y estaría mintiendo si no dijese que algunos días, cuando la miro, me acuerdo de esa noche, y me acuerdo de cómo lo localicé para decirle que estaba embarazada, y la forma en que actuó al principio, como si quisiera ser parte de la vida de mi hija, y cómo al día siguiente me tiró contra una pared, amenazando con matarnos a mí y mi hija.  Estaría mintiendo si dijera que no he pensado en "perseguirlo" por manutención, o en buscar otro tipo de ayuda del gobierno, porque ser una madre soltera que también es estudiante a tiempo completo no es fácil ni muy lucrativo. Pero no lo hice. Ni lo haré. Decido salir adelante por mi cuenta y no ser otro caso típico de alguien "viviendo del gobierno".

Es muy duro, pero vale la pena
Decidí dar vida a mi pequeño y precioso "producto".  A pesar de que estaba dentro de causas para interrumpir el embarazo. ¡Qué diablos, podía haber matado a mi bebé, contado mi historia y ser considerada una heroína!

Pero aquí estoy, un año y medio más tarde, horriblemente estresada, constantemente cansada, sintiendo que siempre estoy fallando en la vida o en la maternidad: pero nunca me arrepentiré de mi decisión de elegir dar vida a este precioso ángel. Una pequeña sonrisa, y me recuerda que después de cada tormenta sale del sol. Y mi pequeño rayo de sol vale todas las noches en vela, donde lloro hasta que me duermo preguntándome si alguna vez seré capaz de darle a esta pequeña la vida y la familia "normal" que se merece. Me pregunto si alguna vez va a tener un padre real que la ame como si fuera suya.  Porque, obviamente, su verdadero padre no es una opción.

Un día triste para el país
Independientemente de eso, estoy hablando para que aquellos de ustedes que piensan que esta decisión es "valiente" y "estupenda" y que es una "victoria para las mujeres en Texas y en todo Estados Unidos" (cita de Hillary Clinton): te digo que es un día muy triste en este país.  El aborto no trata de los derechos de la mujer: le quita los derechos humanos a los inocentes e indefensos.

Así que mírennos bien. Éstos son los rostros de una superviviente y de un "producto" de violación: felices, sanas y nos amamos.  Estoy feliz de saber que ella y yo tenemos el derecho a decidir, pero estoy contenta de haber elegido la vida.

Citando a uno de mis grupos favoritos de los 90 [Destiny's Child, Survivor], soy una superviviente, y voy a lograrlo.

 http://www.religionenlibertad.com/embarazada-por-violacion-planteo-abortar-oculto-hasta-50628.htm

jueves, 30 de junio de 2016

Bebé de diecinueve semanas de vida

El bebé que está cambiando el debate sobre el aborto

Abortado espontáneamente con sólo 19 semanas de vida, Walter sobrevivió poco tiempo fuera del útero, lo suficiente para generar conmoción y marcar vidas

“Montón de células”, “tejido”, “apenas un feto”: estas son expresiones comunes usadas por la personas favorables al aborto para describir al feto, con el fin de disminuir la humanidad de estas nuevas vidas. Sin embargo, el modo como las personas llaman a los fetos no es lo que los define, y está comprobado por la vida de un bebé. El verano de 2013, Walter Joshua Fretz nació con sólo 19 semanas de gestación. Vivió pocos instantes, pero su vida ha tenido un impacto duradero.
Los padres de Walter, Lexi y Joshua Fretz, madre y padre de dos niñas (que acogieron a su tercera hija, Mia, el pasado mes de septiembre), esperaban ansiosamente la llegada de su nuevo bebé, cuando, según el blog de Lexi, ella comenzó a sangrar.
Eso no era algo común para ella durante la gestación, pero cuando los sangrados se volvieron rosa, se quedó más preocupada y llamó a su comadrona, que le aconsejó ir a urgencias.
En urgencias, varias embarazadas llegaron después de ella y fueron llevadas directamente a la enfermería. Pero, puesto que Lexi aún no había completado las 20 semanas – tenía 19 semanas y 6 días – las normas del hospital requerían que permaneciera en urgencias.
Una hora más tarde aproximadamente, Lexi pudo oír los latidos del corazón de su bebé y se sintió aliviada, pero mientras esperaba la ecografía, comenzó a sentir los familiares dolores de parto. Casi cinco horas después de llegar al hospital dio a luz a su hijo, Walter Joshua Fretz.
wee
Ella escribió:
“Yo estaba llorando mucho en ese momento, pero él era perfecto. Estaba completamente formado y todo estaba en su lugar, podía ver su corazón latiendo en su pequeño pecho. Joshua y yo lo sostuvimos y lloramos por él y miramos a nuestro hijo perfecto y pequeñito”.
La siguiente decisión de Joshua podría parecer natural e insignificante, pero terminaría volviéndose un punto de inflexión para muchas personas. Fue al coche a coger la cámara de Lexi para sacar fotos de su hijo. Al principio, eso no era lo que Lexi quería, pero las fotos de Walter luego se difundieron por todo Internet.
Las fotos llegaron a madres afligidas y las ayudaron en la pérdida de sus propios bebés, y se usaron para ayudar a mujeres a escoger la vida para sus hijos no nacidos.
dss
Lexi recibió muchos mensajes positivos y compartió algunos, incluyendo los siguientes:
Acabo de ver las imágenes de Walter… Estoy embarazada y en una situación muy mala esta semana. Hice la primera ecografía la semana pasada y él es un niño también. Pero, esta semana, comencé a rezar para que ocurriera un aborto espontáneo o para decidir acabar con el embarazo, ya que su padre está huyendo de toda responsabilidad. Le pedí hoy a Dios para que me mandara una señal de que estaríamos bien, o abortaría mañana. Unas horas después, vi el link en Facebook.Me puse a llorar. Pero lo más importante es que me hizo entender, sin ninguna duda, que no puedo hacerle eso a él”.
Solía pensar que había razones para justificar algunos abortos. (…) Pero ahora, mirar a Walter, ahí, acostado en tu pecho, me hizo sentirme avergonzada por mis opiniones pasadas y me aflijo por cada mujer que decide abortar sin entender el valor de la vida que trae dentro de sí”.
Siempre pensé que era una elección de la mujer interrumpir un embarazo. Una vez más, la falta de comprensión, pensar o mejor dicho, ser llevada a pensar que, en esta fase, una mujer podría abortar un feto (un conglomerado de células)… ¡Qué equivocada estaba! Estoy feliz porque has decidido compartir tu historia y las bellas fotos de ese momento tan triste de tu vida. ¡Me ha dado una gran lección!”.
Estoy embarazada de 8 semanas y 3 de ellas he estado en profunda agonía, sin saber si continuaba o abortaba al bebé (no estoy en una buena situación para tener hijos en este momento), pero tú has puesto mi vida en perspectiva. Yo puedo amar a este bebé y “darle la vuelta” y eso me basta por ahora. Voy a mantener a este bebé que estoy cargando y cuidarlo para siempre
dsa
Estas fotos de Walter revelan la humanidad del bebé no nacido.Son prueba, sin sombra de duda, de que se trata de una persona, y no de una partícula o de un montón de tejido, lo que pone la cuestión: ¿Por qué es legalmente permitido acabar con la vida de un ser humano no nacido?
wq
“Sólo porque el bebé en el vientre de su madre no puede ser visto por todos, no significa que sea un montón de células”, escribe Lexi. “Walter estaba perfectamente formado y era muy activo en el útero. Si él tuviera sólo unas semanas más, habría tenido la oportunidad de luchar en la vida. (…) En medio de todo nuestro dolor, estoy feliz porque algo bueno ha podido salir de esto. Rezo para que el Señor continúe usando las fotos de Walter para impactar a muchos”.
Para conocer la historia completa (inglés) y ver todas las fotos, haz clic aquí.
(Fuente: Live Actions News – Fotos: F2 Photografy)
 http://es.radicalviral.com/el-bebe-que-esta-cambiando-el-debate-sobre-el-aborto/#