lunes, 23 de enero de 2017

Mujer concebida tras violación

REDACCIÓN CENTRAL, 02 Ene. 17 / 05:30 pm (ACI).- Las circunstancias de su nacimiento, recuerda Rebeca Solórzano, de 30 años, fueron “adversas”: “nacer de una madre enferma, no apta para cuidar un hijo y, más aún, que el nacimiento de ese bebé sea, además, consecuencia de una violación”.
Conocer su origen la ayuda “a afrontar la vida con valentía”, asegura Rebeca en su testimonio publicado por la página pro-vida “Salvar el 1”.
Para ella, hoy casada y madre de tres hijos, “la vida es el regalo más grande que podemos tener y las decisiones que tomemos en ella definirán nuestro destino”.
Tengo un compromiso con la vida y la defenderé con todo mi corazón, porque a mí me dejaron vivir. Es tiempo de proteger la vida de las nuevas generaciones que formarán una nueva nación en el mundo”.
Rebeca asegura que “hay una voz en mi interior que sabe que la vida es valiosa sin excepción y agradezco infinitamente que me concedieran la gracia de vivir y ser la mujer que hoy soy”.
A pesar de las difíciles circunstancias que enfrentó al nacer, “hay historias que parecen milagros y yo soy un milagro”.
“No tuve la oportunidad de vivir con mi madre biológica, pero en cambio llegaron dos seres llenos de luz, que se convirtieron en mis padres adoptivos”, asegura.
“Mi padre es carpintero y mi madre ha trabajado en oficios varios”, señala, y recuerda que “crecí con ellos, en una familia humilde. Mis padres siempre lucharon por su niña”.
“Lucharon con paciencia y arduo trabajo hasta lograr que fuera capaz de valerme por mí misma. No fue fácil, pero esto me dio fortaleza para afrontar retos en mi vida y darme cuenta de lo que realmente quería. En esta familia maravillosa viví durante 23 años de mi vida”.
Rebeca alienta además a trabajar por el éxito en la vida “luchando y triunfando en cada batalla que vives por mínima que parezca”, así como “amando y agradeciendo los detalles más pequeños y la humildad que, a veces, olvidamos para con los demás”.
Para leer el testimonio completo de Rebeca Solórzano, puede ingresar a este enlace.
 https://www.aciprensa.com/noticias/mujer-concebida-tras-violacion-la-vida-es-el-regalo-mas-grande-73520/

martes, 17 de enero de 2017

María abortó en la adolescencia

El testimonio de una mujer que abortó cuando era adolescente, y a la que ayuda el Proyecto Mater, marcó el primer Acto Homenaje a los No Nacidos organizado por el Arzobispado de Toledo
«Cuando era una adolescente, mi novio y yo concebimos un hijo. El pánico y la desesperación se apoderó de ambos. En secreto, gracias a un amigo, contactamos con alguien que nos ayudaría a solucionar el problema. La solución: el maldito aborto. Y sí, lo hicimos y ya nada fue igual, porque con mi pequeño se marchitó mi vida como una rosa que se arranca del rosal. Depresiones, autodestrucción, soledad, angustia, tristeza, culpa, vacío, ganas de morir, insomnio, autodesprecio, añoranza permanente de ese bebé que no nació por mí culpa, eso y más infelicidad reinaron en mi vida por años. No conozco nada tan espantoso y repudiable como condenar a muerte al que es sangre de tu sangre, carne de tu carne y fruto de tus entrañas. Por eso digo que no importa tu edad, no importan las circunstancias ni la forma ni si estará enfermo ni lo que dirán…, apuesta por la vida. No dejes que te confundan, nunca un hijo es un error ni un castigo. Es una bendición».
Son palabras de María, nombre ficticio, una mujer con síndrome posaborto, a la que está acompañando Proyecto Mater, y que hoy más que nunca apuesta por la vida. Su testimonio provida invitaba a implicarse en el Acto Homenaje a los No Nacidos que por primera vez se celebró en la ciudad de Toledo; un acto que con motivo del día de los Santos Inocentes fue organizado por el Grupo de Trabajo Evangelium Vitae de la archidiócesis de Toledo, formado por Cáritas Diocesana de Toledo, Proyecto Mater, la Delegación de Familia y Vida, el Secretariado de Pastoral de la Salud y el Grupo Areópago. Un homenaje que reunió a unas cien personas, la mayoría de ellas familias, en el que se rezó por la vida humana y por cada uno de los niños que cada día –300 niños, según cifras oficiales– mueren en España a causa del aborto.
Los asistentes, unidos en oración con el rezo de un rosario por la vida que recorrió el paseo de Merchán de Toledo, expresaron su compromiso de promover, impulsar y activar la cultura de la vida, pues tal y como expresaron en el manifiesto que se leyó a continuación, «nuestro mundo no será justo ni pacífico, ni progresará, ni será verdaderamente humano ni libre, mientras no se respete el derecho a la vida de todo ser humano, sea cual sea su origen, su estado de salud, o las expectativas de vida que tenga».
Así, se reivindicó que «tenemos que defender la vida de aquellos de los nuestros que hoy están amenazados de mil maneras, por tantos frentes y de tantas formas a veces muy sutiles». De este modo, hicieron visibles a tantos santos inocentes que no son portada en la prensa ni son noticias, porque nadie los reivindica…
El delegado episcopal de Cáritas Toledo, José María Cabrero, afirmó que «hoy más que nunca estamos llamados a ser pueblo de la vida con la oración y el compromiso», recordando las palabras de San Juan Pablo II en Evangelium vitae de que «estamos en una enorme crisis de humanidad que afecta a la dignidad humana y sus derechos».
Mónica Moreno. Toledo
http://www.alfayomega.es/86754/maria-aborto-en-la-adolescencia-no-te-dejes-confundir-un-hijo-nunca-es-un-error-ni-un-castigo-proyecto-mater-acto-homenaje-a-los-no-nacidos-arzobispado-toledo

jueves, 12 de enero de 2017

La sociedad llorará por los hijos que hemos matado

El obispo de Vic (Barcelona), Romà Casanova, afirma que el aborto es “un genocidio”, advierte de que la sociedad “llorará por los hijos que hemos matado” y critica a los padres que posponen el bautizo de sus hijos para cuando sean mayores.
En su glosa semanal que ha hecho pública este jueves el Obispado de Vic, titulada “El bautismo de los niños”, Casanova recuerda que las fiestas navideñas de estos días “tienen un tono muy familiar” en las que “los niños son los grandes protagonistas”.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

“¡Qué diferentes son las fiestas navideñas si hay o no hay niños!, exclama el prelado vicense, que recuerda que también es diferente la vida familiar sin niños.
“Los que son generosos experimentan ahora, pero más en el futuro, el gran don de los hijos”
“Aunque el pensamiento dominante que promueve el individualismo y el hedonismo es rebelde a la presencia de niños en los matrimonios y familias, retrasando su nacimiento, reduciendo el número o excluyéndolos, los que son generosos experimentan ahora, pero más en el futuro, el gran don de los hijos”, argumenta Casanova.
El obispo advierte de que “en el futuro nuestra sociedad llorará por los hijos que no están; los hijos que no hemos querido y, aún más, los hijos que hemos matado con el ‘genocidio’ del aborto”, informa EFE.
“Los hijos son un don del Señor para las familias, para la Iglesia, para el mundo, que pide responsabilidad”, añade monseñor Casanova.
En este sentido, el obispo de Vic defiende que los niños tienen que ser bautizados “para su salvación” y señala que “la Iglesia, desde sus orígenes, ha bautizado a los hijos de padres cristianos” y que “los padres y la comunidad cristiana son responsables de iniciar a estos niños en la fe recibida”.
“La práctica de posponer el bautizo, para que los niños puedan decidir, no se aviene con la naturaleza sagrada y la responsabilidad de los padres”, critica el obispo, que se pregunta: Si un padre da a sus hijos lo mejor, ¿cómo podrá negarles la gracia del bautismo?”.
 http://www.actuall.com/vida/obispo-vic-la-sociedad-llorara-los-hijos-matado/?platform=hootsuite

lunes, 9 de enero de 2017

Su novia abortó

Sus esculturas están repartidas por todo el mundo y gran parte de ellas tienen un impactante contenido religioso y provida. De las manos de Timothy P. Schmalz han salido tallas realizadas en bronce como, entre muchas otras, Jesús Mendigo, en la que Cristo aparece durmiendo en un banco y una de cuyas copias está en el Vaticano.

También impactantes son la Última cena o Yo te absuelvo en la que retrata al Padre Pío confesando. No hay obra suya que no tenga un claro mensaje evangélico, también las que recuerdan a las víctimas del aborto como en la que un ángel se inclina a una cuna vacía. Para este canadiense la escultura es su vocación pero también su apostolado pues sus creaciones han hecho reflexionar a muchos viandantes que se han encontrado con ellas. El realismo de sus obras no deja lugar a dudas.


Su escultura sobre la Última cena está ya presente en lugares de todo el mundo

El autor es una víctima de la cultura del aborto
E igual de real es la historia que le ha llevado hasta aquí. Sus esculturas provida tienen un claro mensaje de redención. En una entrevista para Catholic Digest, Timothy Schmalz explica que le ha llevado a centrarse en estos temas para su trabajo.

Cuenta que “el aborto en nuestra cultura es una seria preocupación para mí. Lo sé por propia experiencia porque soy una víctima del aborto. Cuando tenía 20 años tenía una relación y la chica con la que estaba saliendo se quedó embarazada. Fuimos engañados por esta cultura para hacer lo supuestamente ‘responsable’. He experimentado lo que se siente al sentarse en una clínica esperando a que mi novia abortara y lo que era estar con ella después del aborto”. “Vi de primera mano la devastación que le hizo a mi corazón y a mi alma –también a mi novia-. Fue aplastante”, explica el ahora escultor católico.

Ahora utiliza su talento para defender la vida
Esa experiencia le ha llevado a hacer presente el mensaje provida por todo el mundo haciéndolo visible a través de sus obras. Por ello, Schmalz recuerda unas palabras del padre Frank Pavone que siempre dice que “mientras el aborto sea invisible existirá en América”.

“Veo mis esculturas como parte de la lucha contra esa invisibilidad. A día de hoy, 20 años después, todavía me conmuevo cuando pienso en la experiencia del aborto y en la devastación y ocultación que hay detrás”, afirma convencido este canadiense que trabaja para “dar gloria a Dios”.

Una forma de hacer visible lo que pretende ser invisible 
Por todo ello, confiesa que sus esculturas “son una forma activa de expiar” y espera que “sirvan como un oasis en contra de este silencio y hagan visible lo que muchas veces se hace invisible”.


Yo te absuelvo, en la que aparece el Padre Pío es una de las principales obras del autor

"Muchos sufren en silencio por el aborto" 
Su inspiración para crear estas obras procede de su propia vida. “Viene de mi experiencia con el aborto y el aprendizaje de mi fracaso, sentía la necesidad de crear algo positivo”.

Uno de sus mayores deseos es que su escultura en la que un ángel se inclina hacia la cuna vacía pueda llegar a muchas ciudades diferentes porque, añade Timothy, “sé que hay muchas personas, tanto hombres como mujeres, sufriendo en silencio por el aborto”.

Su objetivo, "desenmascarar el mal oculto" 
En su opinión, cuando se muestra una escultura a favor de la vida, ya sea una en miniatura en la repisa de una chimenea o una de bronce situada frente a una catedral en realidad se está haciendo la misma acción, “desenmascarar el mal oculto”.

“Esa es mi motivación, es la forma de usar mis habilidades para luchar contra el mal en el mundo y, con suerte, salvar a la gente de la horrible experiencia que tuve”, agrega este artista canadiense.

Toda su obra está marcada por sus experiencias vitales y la escultura del ángel junto a la cuna también refleja el sufrimiento de los padres que han tenido un aborto involuntario. Así surgió precisamente esta pieza. “La hice después de que mi mujer tuviera un aborto. Fue un momento en el que estábamos seguros de que íbamos a tener nuestro tercer hijo y estábamos emocionados porque iban a tener un hermano. Luego tuvimos que decirles lo que pasó”.


La escultura del ángel junto a la cuna vacía surgió de una experiencia personal propia del autor

De este modo, se encerró en su despachó y Schmalz imaginó “un ángel que llora sobre una cuna vacía; había algo tan sutil, tan ausente y conmovedor” y confiesa que la idea la tomó de los cementerios de Francia.

La historia del mendigo en el que vio a Jesús 
La escultura Jesús Mendigo también surgió de una experiencia personal.  El escultor se encontraba en Toronto cuando vio a una persona sin hogar. “Era noviembre y este hombre estaba envuelto en una manta y acostado en un banco del parque: la ciudad de Toronto era su dormitorio. Durante todo el día me perseguía esta imagen y las palabras que vinieron a mi corazón fueron: ‘Él es Jesús’”.

Al día siguiente, ese pensamiento seguía en su cabeza y no conseguía quitárselo y como escultor, afirmaba, “me sentí obligado a hacer una representación de Jesús como una persona sin hogar”.


El Papa quiso ver la escultura de Jesús Mendigo que iba a ser colocada en el Vaticano

¿Qué haría Jesús? ¿Qué esculpiría Jesús? 
En su vida y en su trabajo tiene una pregunta que repite constantemente: ¿qué haría Jesús? ¿qué esculpiría Jesús? Y Schmalz tiene claro que Cristo le pide que le vea "en los marginados, los enfermos y los hambrientos”. Y en esta escultura de Jesús Mendigo, el escultor consideró que “representé a Jesús como yo creo que él querría ser representado porque él mismo dijo: ‘en verdad os digo, que todo lo que hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mi me lo hicisteis”.

El cristianismo es, sin duda, su gran fuente de inspiración. La considera interminable y radical pues para él el catolicismo es todo o nada, no hay medias tintas. “La gente mira mi escultura y comenta lo radical que es y yo les digo: ‘Es tan radical como el propio Evangelio'”.

Para él la enseñanza de Jesús es un gran desafío.  “El cristianismo es una religión difícil de digerir, y esto es lo fascinante. Cuando Jesús dice que debemos amar a nuestros enemigos es difícil. El arte que ilustra será grandioso si se hace con sincera autenticidad, esperanza y esfuerzo”.
  http://www.religionenlibertad.com/queria-que-nadie-sufriera-tanto-como-por-aborto-53473.htm

jueves, 5 de enero de 2017

Síndrome post aborto

“Obras todas del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.” – (Daniel 3,57)
En 1967 Thérèse Dion la madre de trece hijos sufrió al enterarse que estaba de nuevo embarazada. Su familia era pobre y numerosa, ella no quería tener más hijos, fue por eso que angustiada acudió al sacerdote de su confianza y le hizo saber que estaba considerando abortar.
El sacerdote católico le respondió que ella no debía acabar con una vida que no le pertenecía, que no tenía derecho a ir en contra de la naturaleza y sobretodo no podía ir en contra de la voluntad de Dios.
Fue así como el 30 de marzo de 1968 nació Celine Dion, la más pequeña de 14 hermanos y dueña de una espectacular voz que la llevó a ser una de las más grandes estrellas femeninas en el mundo de la música.
“Tengo 13 hermanos, y yo soy la última, el accidente… tengo que admitir, que le debo la vida a aquel sacerdote… apenas mi madre se recuperó del desánimo, no perdió un solo minuto en auto-compadecerse, y me amó tan apasionadamente como había amado a todos” – dijo Celine durante en una entrevista realizada en el 2001.
La vida de Celine Dion al igual que la de Beethoven, fue concebida bajo circunstancias desfavorables, en ambos testimonios hubo muchos hermanos, pobreza y una madre desesperada. El nacimiento de los dos músicos nunca fue deseado. Finalmente en el peor momento de crisis, ambas madres se dieron cuenta que tenían otra opción y decidieron llevar a término su embarazo.
Gracias a esa valiente decisión, la humanidad pudo atesorar nueve sinfonías, unas maravillosas obras de arte compuestas por Beethoven. Asimismo en la actualidad podemos disfrutar de otras preciosísimas canciones interpretadas por Celine Dion, tales como: “Because You Loved Me” o “My Heart Will Go On”, el tema de la película Titanic, que narra la historia romántica de dos jóvenes que a pesar de las circunstancias, también se decidieron por el amor.
Cada ser humano posee un valor infinito con potencialidades asombrosas y Celine Dion es testimonio viviente ante millones de personas de que la voluntad de Dios siempre es buena, perfecta y agradable. Pero, en esta historia no solamente se ve involucrada la voluntad de Dios, sino también la voluntad de Thérèse.
Debemos tener presente que cuando una mujer toma la decisión de abortar, generalmente lo hace sumergida en un estado de crisis, el cual no le permite analizar su problema y valorar otras alternativas posibles. Si la madre de Celine hubiese cometido el aborto, este sería considerado un aborto por causas socio-económicas. Es decir, un aborto por causa de la pobreza y las estructuras sociales apremiantes. Es por esta razón que el aborto también es un fracaso colectivo, pues es síntoma de una sociedad enferma que le ha dado la espalda a la mujer frente a un embarazo inesperado o en dificultad.
Sin embargo, las personas tenemos la capacidad de trascender nuestras limitantes, podemos superar cualquier condicionamiento externo con un cambio de actitud ante los problemas. Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra que fue prisionero de un campo de concentración nazi en Auschwitz, afirmaba que: “Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino–”. Entonces, elegir dejando atrás los condicionamientos, es un acto que nos humaniza, pues hemos sido capaces de decidir libremente trascendiendo las dificultades.
Aunque, la libertad implica la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, los cristianos sabemos que la libertad humana alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios. La voluntad de Thérèse en armonía con la voluntad de Dios, dieron al mundo un maravilloso regalo: la vida de Celine Dion. Así también tus decisiones acorde a la voluntad de Dios siempre traerán perfectos resultados.
No olvidemos que el miedo y los problemas son realidades momentáneas que pueden cambiar en un instante, pero la vida humana es única e irremplazable, por eso es tan cierto cuando usualmente decimos que todo tiene solución menos la muerte, ya que al perder una vida humana no podemos recuperarla.
Madre Teresa de Calcuta entendía esto último muy bien, cuando le preguntaron si no consideraba que hay demasiados niños en la India, ella respondió: “¿Piensa usted que hay demasiadas flores en el campo? ¿Demasiadas estrellas en el cielo? Mire a esta niña, es portadora de la vida; ¿No es una maravilla? ¿Cómo no quererla?”.
Ahora, respecto al caso de Thérèse, ¿Cuántos hermanos son realmente “demasiados” hijos? Miren a Celine Dion, es portadora de la vida ¿No es una maravilla? ¿Cómo no quererla?.
Sara Larin
Artículo originalmente publicado por Católicos con Acción
 http://es.aleteia.org/2015/11/13/celine-dion-le-debo-mi-vida-a-aquel-sacerdote/

domingo, 1 de enero de 2017

Celine Dion iba a ser abortada

“Obras todas del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.” – (Daniel 3,57)
En 1967 Thérèse Dion la madre de trece hijos sufrió al enterarse que estaba de nuevo embarazada. Su familia era pobre y numerosa, ella no quería tener más hijos, fue por eso que angustiada acudió al sacerdote de su confianza y le hizo saber que estaba considerando abortar.
El sacerdote católico le respondió que ella no debía acabar con una vida que no le pertenecía, que no tenía derecho a ir en contra de la naturaleza y sobretodo no podía ir en contra de la voluntad de Dios.
Fue así como el 30 de marzo de 1968 nació Celine Dion, la más pequeña de 14 hermanos y dueña de una espectacular voz que la llevó a ser una de las más grandes estrellas femeninas en el mundo de la música.
“Tengo 13 hermanos, y yo soy la última, el accidente… tengo que admitir, que le debo la vida a aquel sacerdote… apenas mi madre se recuperó del desánimo, no perdió un solo minuto en auto-compadecerse, y me amó tan apasionadamente como había amado a todos” – dijo Celine durante en una entrevista realizada en el 2001.
La vida de Celine Dion al igual que la de Beethoven, fue concebida bajo circunstancias desfavorables, en ambos testimonios hubo muchos hermanos, pobreza y una madre desesperada. El nacimiento de los dos músicos nunca fue deseado. Finalmente en el peor momento de crisis, ambas madres se dieron cuenta que tenían otra opción y decidieron llevar a término su embarazo.
Gracias a esa valiente decisión, la humanidad pudo atesorar nueve sinfonías, unas maravillosas obras de arte compuestas por Beethoven. Asimismo en la actualidad podemos disfrutar de otras preciosísimas canciones interpretadas por Celine Dion, tales como: “Because You Loved Me” o “My Heart Will Go On”, el tema de la película Titanic, que narra la historia romántica de dos jóvenes que a pesar de las circunstancias, también se decidieron por el amor.
Cada ser humano posee un valor infinito con potencialidades asombrosas y Celine Dion es testimonio viviente ante millones de personas de que la voluntad de Dios siempre es buena, perfecta y agradable. Pero, en esta historia no solamente se ve involucrada la voluntad de Dios, sino también la voluntad de Thérèse.
Debemos tener presente que cuando una mujer toma la decisión de abortar, generalmente lo hace sumergida en un estado de crisis, el cual no le permite analizar su problema y valorar otras alternativas posibles. Si la madre de Celine hubiese cometido el aborto, este sería considerado un aborto por causas socio-económicas. Es decir, un aborto por causa de la pobreza y las estructuras sociales apremiantes. Es por esta razón que el aborto también es un fracaso colectivo, pues es síntoma de una sociedad enferma que le ha dado la espalda a la mujer frente a un embarazo inesperado o en dificultad.
Sin embargo, las personas tenemos la capacidad de trascender nuestras limitantes, podemos superar cualquier condicionamiento externo con un cambio de actitud ante los problemas. Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra que fue prisionero de un campo de concentración nazi en Auschwitz, afirmaba que: “Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino–”. Entonces, elegir dejando atrás los condicionamientos, es un acto que nos humaniza, pues hemos sido capaces de decidir libremente trascendiendo las dificultades.
Aunque, la libertad implica la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, los cristianos sabemos que la libertad humana alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios. La voluntad de Thérèse en armonía con la voluntad de Dios, dieron al mundo un maravilloso regalo: la vida de Celine Dion. Así también tus decisiones acorde a la voluntad de Dios siempre traerán perfectos resultados.
No olvidemos que el miedo y los problemas son realidades momentáneas que pueden cambiar en un instante, pero la vida humana es única e irremplazable, por eso es tan cierto cuando usualmente decimos que todo tiene solución menos la muerte, ya que al perder una vida humana no podemos recuperarla.
Madre Teresa de Calcuta entendía esto último muy bien, cuando le preguntaron si no consideraba que hay demasiados niños en la India, ella respondió: “¿Piensa usted que hay demasiadas flores en el campo? ¿Demasiadas estrellas en el cielo? Mire a esta niña, es portadora de la vida; ¿No es una maravilla? ¿Cómo no quererla?”.
Ahora, respecto al caso de Thérèse, ¿Cuántos hermanos son realmente “demasiados” hijos? Miren a Celine Dion, es portadora de la vida ¿No es una maravilla? ¿Cómo no quererla?.
Sara Larin
Artículo originalmente publicado por Católicos con Acción
 http://es.aleteia.org/2015/11/13/celine-dion-le-debo-mi-vida-a-aquel-sacerdote/

martes, 20 de diciembre de 2016

Abortó tres veces por su trabajo

Se llama a sí misma "la abuela del arte performance". Marina Abramociv -en activo desde los años setenta- cuenta siempre que cuando empezó la querían "encerrar". En uno de esos primeros trabajos, cuando corría el año 1974, la serbia entregó al público 72 instrumentos de diferentes funcionalidades, desde un lápiz a una boa de plumas pasando por un hacha o una pistola cargada, y les pidió que los usaran como quisieran con ella, prometiendo quedarse inmóvil durante seis horas.
El resultado -que pretendía ser una reflexión acerca de la confianza y el contrato social- acabó siendo una demostración de la violencia latente: le cortaron la ropa, le clavaron espinas en el estómago, alguien le apuntó a la cabeza con el arma... no le importa. "Estaba dispuesta a morir durante la actuación", confesó el pasado lunes al diario alemán Tagesspiegel. Explicó que sus performances se alejan del teatro porque en la interpretación "la sangre es salsa de tomate" pero en su obra "es real".
En mi opinión, el marido y los hijos son la razón por la que las mujeres no son tan exitosas como los hombres en el mundo del arte
La artista también se mostró tajante en cuanto a su elección de no tener hijos. Relató que si ha abortado tres veces a lo largo de su vida ha sido porque los niños habrían sido "un desastre para mi trabajo", y que los hijos no son buena idea para las mujeres artistas. "Una sólo tiene una energía limitada en el cuerpo, y yo habría tenido que dividirla", dijo. "En mi opinión, esta es la razón por la que las mujeres no son tan exitosas como los hombres en el mundo del arte. Hay un montón de mujeres con talento. Entonces, ¿por qué siempre ocupan los hombres los puestos importantes? Es sencillo: por el amor, por la familia, por los niños. Porque las mujeres no quieren renunciar a todo eso".

El amor: un arco tensado

Abramovic protagonizó en 1980, junto con su entonces pareja, el fotógrafo y artista alemán Ulay, una performance llamada Rest Energy: él apuntaba con un arco tensado directamente al corazón de Marina. Se quedaron así durante horas. ¿Era eso el amor? En A-AAA (1978), los amantes se gritan el uno al otro en un pulso para determinar cuál es la voz dominante -ojo, y gana ella-.
Mi sueño, en realidad, es tener a alguien con quien desayunar los domingos por la mañana y leer el periódico
En Imponderabilia (1977), Marina y Ulay se miran desnudos en un pasillo muy estrecho y piden al público que pase entre ellos, lo que provoca que los asistentes acaben rozando sus cuerpos en cueros. "Claro que sueño con encontrar al hombre perfecto, pero eso no quiere decir que yo cambiara. No soy material de unión, eso sería terrible. Mi sueño, en realidad, es tener a alguien con quien desayunar los domingos por la mañana y leer el periódico". Con todo, se describió como una mujer "completamente libre" y aseguró que era así por no tener marido ni familia. Su obra crea un exigente itinerario de viaje: "No podría vivir de otra manera".
En la misma entrevista, Abramovic dijo que ya tiene en mente su 70 fiesta de cumpleaños en el Guggenheim: "Veamos si puedo bailar bajo un poste todo el camino hacia el museo. Todavía estoy practicando", rió. Cómo no, también ha planeado su propio funeral.
 http://www.elespanol.com/cultura/arte/20160727/143236062_0.html