jueves, 17 de noviembre de 2016

Diez razones para no abortar en caso de violación

Racionalmente me resulta fácil decirlo, pero emocionalmente me ha sido más complicado, ya que me repugna que una persona abuse sexualmente de otra, ¡es una injusticia! Hasta que un día escuché el testimonio de Verónica Cardona, quien fue violada a los 16 años por su padre y al salir embarazada todos a su alrededor la presionaron para que aborte. Ella cuenta que el amor por su hija hizo que saliera adelante en su vida, este amor incondicional le dio fuerzas para vivir una vida feliz e incluso llegó a perdonar a su padre.
Este testimonio es compartido por miles de mujeres que han pasado por situaciones similares. Son muchas las razones para dar a luz a un niño sin importar como fue concebido, Aquí te presento 10 razones claras por las cuales deberías defender la vida en todos los casos:
1. Ojo x Ojo: ¿Qué tienen en común una violación y un aborto? En ambos se hace daño a una persona inocente.
2. Latidos: A los 20 días de concebido ya puedes escuchar los latidos del bebé.
3. 2%: De acuerdo a estudios sólo el 2% de las mujeres que abortan lo hacen en caso de violación. El 65% abortan por miedo o presión de sus padres o pareja. (Fuente: Melisa Institute)
4. Sin prejuicios: ¿Por qué los hijos tienen que pagar por los errores de sus padres? La sociedad debe acoger con amor a todos los niños sin importar como fueron concebidos.
5. Justicia: La mayoría de los embarazos por violación ocurren dentro del entorno familiar de la víctima, y es el propio violador quien lleva a la chica a abortar para encubrir su crimen y seguir abusando. Incluso se ha descubierto que las mismas clínicas abortistas encubren violaciones a menores de edad que acuden a abortar, ¿esto es justicia?
6. Secuelas: El aborto supone un trauma para la mujer que vive la muerte de su hijo dentro de su propio cuerpo. Entre las secuelas que suelen aparecer están: ansiedad, depresión, trastornos alimenticios, frigidez, abuso de alcohol y drogas..
7. Cáncer de mama: Estudios científicos comprueban que un aborto aumenta hasta un 50% la posibilidad de tener cáncer de mama. (Fuente: Huang Y, Zhang X, Li W, Song F, Dai H, Wang J) (Carroll, Patrick.)
8. Amor: Las mujeres que han pasado por esta situación cuentan que el amor por su hijo les ayudó a superar el trauma de la violación. Ese amor gigante de madre les dio fuerza para salir adelante por ella y por su hijo.
9. Por los 2: Al proteger al niño se protege a su madre. El aborto es una cuestión de vida o muerte, si se impulsa el aborto muchas madres se convertirán en verdugos de sus propios hijos. Si la madre está muy traumatizada y no desea mantener a su hijo, con ayuda puede acoger la vida para darla en adopción, y verlo como algo positivo dentro del dolor y daño recibido.
10. Tolerancia 0: Con la violencia sexual. El aborto no soluciona este drama de nuestra sociedad, sino que facilita a los violadores seguir perpetuando su crimen.
El aborto es una solución simplista, es rendirnos y decir que no se puede acabar con la violencia sexual. Enfoquémonos en erradicar los abusos, y transformar nuestro país en una sociedad que respete a los demás, siempre con amor.
Por Cristina Valverde Johnson

Guayaquil, Ecuador
 http://www.conapfam.pe/2016/08/26/10-razones-para-no-abortar-en-caso-de-violacion/

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Madre de trillizos se niega a abortar a ninguno

Jaime Halsey, aunque parece ser que ya está retirada y no se ha presentado a los Juegos de Río. Desde aquí le damos una medalla de oro.
Jaime Halsey, saltadora de trampolín olímpica británica que participó en las Olimpiadas de Sydney ha denunciado recientemente que los médicos la han presionado para que aborte a dos de los trillizos que espera, argumentando que el aborto es necesario dado los “potenciales riesgos para la salud” de la madre y de los bebés. Según los médicos, los trillizos sufren un retaso del crecimiento intrauterino, estando uno de ellos claramente menos desarrollado que los otros, por lo que proponen el aborto de dos de ellos.
El matrimonio, de Abington, Northampton, ya tiene una niña de dos años y están dispuestos a continuar con el embarazo a pesar de las recomendaciones ‘médicas’. Es triste ver como la medicina se ha desvirtuado hasta el punto de que los médicos llegan a considerar el aborto, es decir, el acto de matar a uno de sus pacientes, como un acto médico. Porque, no lo olvidemos, el bebé no nacido también es un paciente. Si el embarazo se complica y la vida de la madre y del bebé están en peligro, es de ambos de los que tiene que ocuparse el médico.
El simple hecho de que un médico se plantee la posibilidad de acabar con la vida de uno de sus pacientes en un embarazo, nos habla de hasta donde se extiende hoy la cultura de la muerte. Por otra parte, las cirugías intrauterinas que, afortunadamente, se realizan hoy cada vez con más frecuencia, nos demuestran que el feto también es un paciente.
 http://providamairena.es/otra-medalla-de-oro-para-deportista-olimpica-se-niega-a-abortar-a-pesar-de-las-presiones-medicas/

martes, 25 de octubre de 2016

El aborto por dentro

Lo que ellos no quieren que veas: el aborto por dentro


Desmembración de un bebé durante un aborto / Youtube
El aborto se basa siempre en una mentira. En Estados Unidos al sentencia que dio visto bueno al aborto y tras la cual se han perpetrado cientos de miles de ellos se basó en una mentira: Norma McCOrvey afirmó que había sido violada, y que quería deshacerse de su hijo, y años después reconoció que habían orquestado una mentira junto a sus abogadas para conseguir que la Corte aceptara el aborto.
En los centros abortistas muchas veces mienten sobre la edad gestacional, sobre el estado psicológico de la mujer, sobre el número de abortos que practican o escondiendo muchos de ellos que no se declaran: pero sobre todo en los centros abortistas se miente a la mujer. Porque ocultar la verdad es mentir, y a la mujer se le ocultan muchas cosas cuando llega a un centro que se dedica al oscuro negocio del aborto
A la mujer no le cuentan lo que es un aborto, ni cómo se le va a practicar, ni los efectos que puede provocar en ella
Nadie le cuenta lo que es un aborto y cómo se le va a practicar, ni los efectos que este puede provocar en ella. Tampoco le informan de todas esas otras opciones que puede elegir ni de la cantidad de ayudas que otros le pueden ofrecer. No les interesan porque el negocio pierde, y a ellos lo único que les importa es eso, el dinero.
Pero sobre todo le ocultan todo aquello que huela a vida. Se aseguran de que no vean a su hijo moviéndose, evitan utilizar términos como madre, hijo, vida, etc. Y sobre todo evitan a toda costa que las madres sepan que allí, entre esas paredes frías y el silencio de los verdugos, el corazón de su hijo dejará de latir.
La Ambulancia Vida en las inmediaciones del abortorio Dator
La Ambulancia Vida en las inmediaciones del abortorio Dator
El proyecto Ambulancia Vida quiere mostrarle a las mujeres la verdad. No sólo la verdad del aborto, que también, sino la verdad de lo que lleva dentro: que hay un corazón que late, el de de hijo, y  que si nadie se lo impide seguirá latiendo por mucho tiempo junto a ella.
Sin presiones, sin hostilidades, sin culpabilizar ni juzgar a la mujer, este proyecto quiere ser una luz de esperanza en medio de la oscuridad en la que se encuentra antes de abortar. Gracias a todos los que lo habéis hecho posible.
Fuente: Actuall
http://www.parejasreales.net/2016/10/20/lo-que-ellos-no-quieren-que-veas-el-aborto-por-dentro/

viernes, 14 de octubre de 2016

Le arrancó las piernas y seguia viva


Abortista arrepentido: “Le arranqué las piernas mientras vivía. El mundo entero se me vino abajo”

Un médico norteamericano, que prefiere guardar el anonimato, ha relatado como pasó de practicar abortos por dinero a dejar su trabajo en un abortorio. Ha pedido ayuda a la organización de la ex directora de Planned Parenthood y ahora activista provida, Abby Johnson
13


El abortista Warren Hern atiende a más de 10 mujeres al día que abortan en el tercer trimestre de embarazo/freepicture
El abortista Warren Hern atiende a más de 10 mujeres al día que abortan en el tercer trimestre de embarazo/freepictures
“La gente me pregunta por qué decidí como médico empezar a practicar abortos. Siendo honesto, diré que fue por dinero.
No tenía que estar en un hospital haciendo guardias, ni atendiendo emergencias, ni pasar días enteros sin dormir. Mi trabajo en el abortorio era sencillo, automático, no tenía que pensar. Llegaba, trabajaba unas cuantas horas y me volvía a casa con un cheque con varios ceros”.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Así comienza la carta de un hombre que, arrepentido, puede volver a llamarse médico con todas las letras, después de haber ayudado al asesinato de miles de bebés.
El médico todavía no está preparado para revelar su nombre, por lo que ha pedido ayuda a Abby Johnson, la exdirectora de un centro de la internacional abortista Planned Parenthood, quien creó la organización “And Then There Were None” (Y entonces, no quedó ninguno) para ayudar psicológicamente a médicos y personal sanitario y administrativo arrepentido de haber trabajado en abortorios.
El exabortista, ha afirmado a través de esta organización, que pensaba realmente que estaba ayudando a las mujeres que acudían a su negocio a abortar. Sin embargo, un domingo acudió a la iglesia con unos familiares y fue entonces cuando sintió vergüenza de su oficio.
“Después de la iglesia, un familiar me llevó a comer y confrontó mi trabajo en el abortorio. Me sentí muy incómodo, pero ni siquiera me enfadé. En verdad me gustó la valentía con la que trató el tema del aborto“, afirma el doctor.
“Me di cuenta que había llevado la vergüenza a mi familia”
Durante esa charla de sobremesa, el abortista se conmovió. “Me di cuenta que había llevado la vergüenza a mi familia, les podía comprar todo lo que quisieran, pero había algo que no podía comprar, mi honestidad como médico“.
Después de ese día, el médico se replanteó su trabajo en el abortorio, pero como estaba ligado a un contrato en exclusividad, tenía que esperar para poder irse. Al día siguiente, practicó el último aborto de su vida, el cual le cambió para siempre.
“Vi como su pecho todavía se movía de arriba abajo. La vida que estaba matando seguía viva”
“Atendí a una mujer que estaba entre la semana 16-17 de embarazo y se negaba a tener a su bebé, una niña. En mi establecimiento hacíamos siempre abortos de dilatación y extracción, en los que utilizamos un forceps para extraer al bebé por partes -explica el médico-. En este aborto, extraje primero las piernas de la niña y cuando seguí tirando, el bebé salió con el torso, los brazos y la cabeza todavía unidos, no me dio tiempo a reaccionar, fue todo muy rápido”.
“Dejé a la niña en la bandeja de eliminación y entonces vi como su pecho todavía se movía de arriba abajo. La vida que estaba matando seguía viva, aunque fuera solo por unos segundos”, relata el médico.
Y añade: “Allí estaba yo, sosteniendo a esta pequeña niña y entonces el mundo entero se me vino abajo. Ella seguía viva, y yo le había arrancado las piernas mientras seguía viva. Sé que ella lo sintió, lo sé porque la anestesia es solo para la madre. Yo era la primera persona que vería y también la última. En ese momento agradecí que no pudiera abrir los ojos para verme…“.
“Se que no estoy solo, la comunidad provida me ha acogido, no me han juzgado y me están ayudando a sanar”
Después de esta experiencia, el médico no volvió nunca al establecimiento abortista y ha cambiado su modo de vida por completo. A nivel personal, ha agradecido la ayuda de la organización de Abby Johnson para poder curar las heridas del pasado.
“Estoy empezando un nuevo camino, todavía tengo que trabajar muchas cosas, pensamientos que tengo que eliminar y creencias que tengo que asimilar, pero se que no estoy solo. La comunidad provida me ha acogido, no me han juzgado, sino que me están ayudando a sanar”.

http://www.actuall.com/vida/abortista-arrepentido-le-arranque-las-piernas-mientras-vivia-el-mundo-entero-se-me-vino-abajo/

jueves, 13 de octubre de 2016

Mississippi, primer estado sin aborto

La última clínica dedicada al aborto en la ciudad de Jackson, Mississippi (EE UU) ha cerrado. A la empresa que manejaba la clínica, Women’s Health Organization, le han quitado la licencia por no cumplir con los requisitos mínimos exigidos por la ley. Dicha ley obliga al personal que realiza los abortos a estar reconocidos como ginecólogos u obstetras activos en el estado.
Missisippi se convierte así en el primer estado donde no hay ningún abortorio operativo. Al no haber médicos abortistas disponibles, ni hospitales que los acrediten como tales, la última empresa del estado está cerrada.

Una batalla ganada en la guerra contra la cultura de la muerte. Después de muchos años encontramos un Estado donde no existe esa modalidad de pena de muerte que es el aborto. Gracias, en buena medida, al papel jugado por el gobernador.

Prohíben el aborto por desmembramiento

El gobernador de Mississippi, Phil Bryant, prometió durante su campaña acabar con el aborto, y parece que lo está consiguiendo. Tras el cierre de esta clínica, ha seguido adelante con sus proyectos para acabar o limitar el aborto.

El gobernador de Mississipi, Phil Bryant / Twitter
El gobernador de Mississipi, Phil Bryant / Twitter
Bryant, ha aprobado la ley que prohibirá la realización de abortos por el sistema Dilatación y Evacuación (D&E). La única excepción será en el caso en que el embarazo suponga un “daño físico irreversible” para la madre, tal y como recogen en Live Action News. Leyes similares han sido bloqueadas en Kansas y Oklahoma.Este sistema se produce entre las semanas decimotercera y vigesimocuarta del embarazo y también se le conoce como el “aborto por desmembramiento”. Este aborto es un proceso brutal, y se le llama así porque es lo que le hacen al bebé que se encuentra en el interior del vientre de su madre. Este método fue explicado por el antiguo abortista Anthony Levatino, tal y como recogimos en Actuall.
“Se prohibirá extraer un feto vivo desmembrándolo en pedazos”, señala taxativamente la ley aprobada por Bryant
Los términos de la ley son taxativos: “Se prohibirá extraer un feto vivo desmembrándolo en pedazos utilizando instrumentos como pinzas y fórceps”.
Planned Parenthood, la multinacional abortista que trafica con restos de fetos, no ha tardado en expresar sus protestas. El vicepresidente ejecutivo, Dawn Laguens, ha comentado que la ley “no se basa en la medicina”. “El gobernador Bryant acaba de firmar un ataque a la atención y a la salud de las mujeres como parte de un plan para prohibir el aborto. Planned Parenthood seguirá luchando para proteger el derecho de nuestras pacientes”, afirma.

 http://www.actuall.com/vida/mississippi-se-convierte-en-el-primer-estado-sin-aborto/

lunes, 10 de octubre de 2016

Suicidio tras aborto

El drama silenciado: una joven se suicida tras no poder superar el trauma del aborto

La británica Jade Rees, madre soltera de 21 años, se suicidó casi un mes después de someterse a un aborto, “perseguida” por la decisión que tomó

JadeRees_Facebook_04042016
Una joven madre soltera británica se suicidó casi un mes después de someterse a un aborto, “perseguida” por la decisión que tomó, según informa la prensa local.
Jade Rees, de 21 años, tenía un hijo de dos años, producto de una relación anterior. Comenzó un nuevo noviazgo a inicios de 2015 y quedó embarazada. Sin embargo, su novio terminó la relación y ella, sola y sumida en la depresión, se sometió a un aborto en octubre del año pasado.
Alrededor de tres semanas después, el 3 de noviembre, la joven se suicidó ahorcándose en su habitación. En su teléfono celular sonaba la canción “Small bump” (“pequeño bulto”) de Ed Sheeran, que relata un caso de un aborto espontáneo.
En la canción de Sheeran se escuchan frases como “porque eras solo un pequeño bulto durante cuatro meses, luego arrancado de la vida. Quizás te necesitaban allá arriba pero nosotros aún no sabemos por qué”.
Según el diario británico The Daily Mail, tras el aborto Jade quedó “molesta y angustiada”. En una carta dirigida a sus padres y a su pequeño hijo, Jade explicó el sufrimiento que afrontaba tras someterse al aborto.

martes, 20 de septiembre de 2016

Ejemplo de superación

La paralímpica que se negó a abortar y terminó en silla de ruedas
La brasileña Mónica Santos necesitaba una operación cuando estaba embarazada pero no quiso quitarle la vida a su hija para poder ser intervenida
Los Juegos Paralímpicos de Río serán especiales para Mónica Santos. Y no solo porque se hayan disputado en su país, sino porque han sido los primeros que disputa. En honor a su hija, como lo que lleva haciendo toda su vida.
La esgrimista brasileña dijo no al aborto y eso le valió para quedar parapléjica. Cuando tenía 18 años, Santos se quedó embarazada, pero a la vez que le comunicaron la buena noticia le daban una mala: tenía un agioma medular que le obligaba a someterse a una operación. Para ello tendría primero que abortar, dados los riesgos que suponía la intervención, pero se negó. No quería quitarle la vida a su hija.
Decidió posponer la operación hasta después de que naciera su niña, Paola, y solo entonces programó su operación. Pero fue demasiado tarde. Santos se quedó parapléjica, aunque podría haber sido peor y haber quedado tetrapléjica. «Creo que Dios me compensó por no haber matado la semillita que tenía en mí», asegura.
Antes de quedarse embarazada ya practicaba algunos deportes y después de su problema volvió a hacerlo. Empezó con el baloncesto y años después conoció la esgrima. Ahora, 13 años después de quedarse en silla de ruedas, la bicampeona de América ha disputado sus primeros Juegos Paralímpicos, aunque se marchó de Río sin ganar un solo duelo y sin medalla. Su mejor medalla es su hija Paola.